Patricio Vergara Nelson octubre 21, 2019

Steven Hayes ofrece una respuesta bastante detallada de diferencias sustantivas de ACT con otras formas de intervención dentro del enfoque cognitivo conductual. De acuerdo con él:

ACT es parte de la tradición de la terapia de conducta, el análisis de la conducta y la terapia cognitivo conductual con mayúsculas (TCC), por lo que sería absurdo comparar ACT con la TCC en su conjunto, ya que ACT es parte de y ha influido en, la TCC. “Intervenciones tradicionales TCC” significa algo así como intervenciones organizadas en torno a la idea de que los pensamientos causan emociones y conducta. Incluso esa sub-sección abarca una amplia gama de cosas –teóricas y de procedimiento, por lo que sólo son posibles generalizaciones dada la pregunta. Lo diferente es la filosofía, la ciencia básica, la teoría aplicada, los procesos de cambio alcanzados y muchas técnicas de cambio.Es una lista bastante larga y se necesitarían varios volúmenes para explicarlos por completo. De un modo más bien esquemático:

1. Filosofía

ACT tiene sus raíces en la filosofía pragmática del contextualismo funcional; una variedad específica de contextualismo, que tiene como objetivo la predicción de e influencia sobre eventos, con precisión, alcance y profundidad. El contextualismo considera los eventos psicológicos como acciones en curso del organismo como un todo interactuando en y con contextos definidos histórica y situacionalmente. Estas acciones son eventos totales que sólo pueden descomponerse con fines pragmáticos, no ontológicamente. Dado que los objetivos especifican cómo aplicar el criterio pragmático de verdad del contextualismo, el contextualismo funcional difiere de otras variedades de contextualismo que tienen otros objetivos, como la hermenéutica, la psicología narrativa, la dramaturgia, el construccionismo social, la psicología feminista, la psicología marxista, y similares, que son formas de “contextualismo descriptivo” porque su objetivo parece ser el de apreciar a los participantes en el evento total. Hay variedades contextualistas de TCC (los constructivistas, por ejemplo), pero parecen más contextualistas descriptivos que contextualistas funcionales.

La corriente principal de la TCC es elementalista e integradora (busca de un modelo global de partes, relaciones y fuerzas). La palabra para este tipo de filosofía puede crear problemas, ya que tiene connotaciones negativas: mecanicista. Recuerde, sin embargo, que la filosofía no es cuestión de bueno y malo, correcto e incorrecto. La filosofía es una cuestión de asumir los propios supuestos y no de golpearse el pecho con ellos. El mecanicismo es un poderoso conjunto de supuestos y lo ha hecho bien en muchas áreas de la ciencia. Pero es diferente a los supuestos subyacentes de ACT. Si usted cree que la gente piensa parecido al modo como calculan las computadoras, es probable que no le guste ACT. Le parecerá extraño.

Considere cosas como la importancia de los valores en ACT o la importancia de la defusión cognitiva. Lo primero es necesario con el fin de especificar los criterios para la aplicación de la funcionalidad [workability], que es lo que un pragmático considera “verdad”. Lo segundo es como se ve el lenguaje si usted mantiene ese supuesto pragmático. Si una persona mantiene un pensamiento irracional, alguien de la TCC tradicional podría querer saber cómo se sesgan los hechos –exactamente lo que demanda el supuesto ontológico del mecanicismo– mientras que alguien de ACT quiere saber al servicio de qué está decir eso y qué rol funcional desempeña dada su historia y contexto –exactamente lo que demandan los supuestos pragmáticos del contextualismo.

2. Teoría Básica

Pasó cerca de una década y media entre los primeros ensayos aleatorizados de ACT y los de la era moderna. En ese intervalo, la teoría básica del lenguaje y la cognición humana que subyace a ACT, la Teoría del Marco Relacional (TMR) [Relational Frame Theory, RFT] se desarrolló como un programa de investigación experimental básica completo. TRM no es una teoría básica de ACT. Es una teoría básica de la cognición. Pero si TRM es viable y si ACT tiene sentido, usted debe ser capaz de hacer un análisis básico de ACT usando la TRM –tal como tendría que ser capaz de hacer un análisis de cualquier procedimiento cognitivo utilizando TRM. Esa es la aspiración –y si usted sabe de análisis del comportamiento reconocerá que se trata de una aspiración totalmente tradicional para la gente que trabaja según los principios de comportamiento –la diferencia es que ahora pensamos que tenemos un ángulo sobre la cognición humana empírica y conceptualmente factible.

De acuerdo con TRM, el núcleo del lenguaje humano y la cognición es la habilidad aprendida  para relacionar eventos arbitrariamente, mutuamente y en combinación, y para cambiar las funciones de eventos basados en estas relaciones. Por ejemplo, los niños muy pequeños sabrán que una moneda de 5 centavos (nickel) es más grande que una moneda de diez centavos (dime) por su tamaño, pero no será hasta más tarde que entenderá que la de 5 centavos más pequeña que la de diez centavos por atribución social. Los investigadores  TRM han demostrado que relaciones tales como saber que un evento es “más grande” que otro arbitrariamente pueden entrenarse como una operante y que alterarán el impacto de otros procesos conductuales. Incluso tenemos algunos datos nuevos mostrando, aparentemente, que la simetría de nombres y objetos se entrena como una operante en los bebés.

Virtualmente, todos los componentes de ACT están conectados conceptualmente a TRM y varias de estas conexiones se han estudiado empíricamente. Entre otras implicaciones aplicadas de TRM, sus implicaciones primarias en el área de la psicopatología y la psicoterapia pueden resumirse como sigue: 1) Los procesos cognitivos normales necesarios para la resolución de problemas y el razonamiento verbal subyacen a la psicopatología, por tanto, estos procesos no pueden eliminarse; 2) el contenido y el impacto de las redes cognitivas son controlados por características contextuales distintas; 3) Las redes cognitivas son históricas y por lo tanto se elaboran con el tiempo. Tanto como la extinción inhibe pero no elimina una respuesta aprendida, la idea lógica de que las redes cognitivas pueden restringirse o eliminarse lógicamente no es, en general, psicológicamente sano; y, 4) intentos de cambio directos enfocados en nodos clave de redes cognitivas tienden a elaborar la red en esa área y a aumentar su importancia funcional. ACT se basa en estas ideas. La mayor parte de la TCC tradicional, no.

3. Teoría Aplicada

De un ounto de vista ACT/TRM, mientras que los problemas psicológicos pueden surgir de la ausencia general de habilidades relacionales (por ejemplo, en el caso de retraso mental), la principal fuente de psicopatología en la mayoría de los adultos y los niños con habilidad lingüística es la forma en la que el lenguaje y la cognición interactúan con contingencias directas para producir una incapacidad de persistir o cambiar al servicio de fines valiosos de largo plazo. En ACT y TRM se argumenta que este tipo de inflexibilidad psicológica emerge de un débil o inútil control contextual sobre los procesos del lenguaje propiamente dichos. La ahora vasta literatura sobre la evitación experiencial es sólo un ejemplo de cómo esto se manifiesta. Otros procesos son la fusión cognitiva; el dominio de las relaciones temporales y de evaluación por sobre el contacto con el ahora; el efecto de todo esto sobre un débil autoconocimiento; el apego a un yo conceptualizado; valores poco claros o valores  basados en parecer bien a los ojos de los demás o evitar el dolor en lugar de opciones congruentes consigo mismo; y la impulsividad o la evitación (como acción) persistente.

La teoría contextual tras ACT sitúa todos estos procesos en su contexto –que no los deja “en la cabeza”. Estos contextos pueden cambiarse directamente y eso es exactamente lo que ACT trata de hacer. Los contextos funcionales que tienden a tener tales efectos nocivos incluyen contextos de literalidad excesiva o pobremente regulados, dar razones y el control emocional, entre otros. En esencia, los contextos que apoyan las funciones verbales/cognitivas son demasiado extensas y se aplican en exceso. La aceptación y la atención plena [minfulness]son una protección para tal exceso.

4. Métodos clínicos

ACT apunta a cada uno de estos problemas fundamentales con el objetivo general de aumentar la flexibilidad psicológica –la capacidad de contactar con el momento presente más plenamente, como un ser humano consciente, y para cambiar o persistir en el comportamiento cuando hacerlo sirve a fines valiosos. Los seis procesos focalizados son: aceptación, defusión, estar presente, un sentido trascendente del sí mismo, valores, y acción comprometida.

Estos procesos centrales de ACT están superpuestos e interrelacionados. Tomados en su conjunto, cada uno parece apoyar a los otros y todos apuntan a la flexibilidad psicológica. Pueden separarse en dos grupos. Los procesos de atención plena [mindfulness] y aceptación implican aceptación, defusión, contacto con el momento presente, y el yo como contexto. De hecho, estos cuatro procesos proporcionan una definición conductual viable de atención plena [mindfulness]. Los procesos de compromiso y cambio conductual implican el contacto con el momento presente, el yo como contexto, los valores y la acción comprometida. El contacto con el momento presente y el yo como contexto se producen en ambos grupos porque toda la actividad psicológica de los seres humanos conscientes implica estar en el ahora, según se sabe.

Usted puede establecer un montón de paralelos con nuevos desarrollos en TCC, incluso algunos en TCC tradicional, pero es bastante obvio que estos paquetes no son la misma cosa. He entrenado a varios miles de terapeutas en talleres ACT de un día o más. Literalmente nunca ha habido alguien de la TCC tradicional que hiciera un entrenamiento extenso y saliera diciendo “esto es lo mismo que la TCC tradicional.”

Si desea elegir una de las diferencias más sobresalientes, considere la defusión (también conocida como desliteralization). En ACT, un pensamiento problemático podría observarse sin pasión, repetirse en voz alta hasta que sólo quede su sonido, o tratarse como un observación externa, dándole una figura, tamaño, color, velocidad, o forma. Una persona puede agradecer a su mente por un pensamiento tan interesante, decirlo muy lentamente, o etiquetar el proceso de pensar ( “Estoy teniendo el pensamiento de que no soy bueno”). Podría notar que el ir y venir de un argumento mental es como un juego de vóleibol y luego jugarlo literalmente mientras mira desde la banca. Se han escrito quizá 100 técnicas de defusión en la literatura ACT. Ninguna consiste en evaluar o debatir estos pensamientos.

ACT es un enfoque de intervención psicológica definido en términos de su filosofía, principios básicos, y procesos teóricos a los que se dirige. Usted puede crear y probar fácilmente protocolos de evaluación de ACT para varios trastornos, pero no es una tecnología específica, más de lo que lo es usar contingentemente dulces como “refuerzo”. En términos teóricos y de procesos, podemos definir ACT como una intervención psicológica basada en la psicología conductual moderna, incluyendo la Teoría del Marco Relacional, que aplica procesos de atención plena [mindfulness] y aceptación, y procesos de compromiso y cambio conductual, para la creación de flexibilidad psicológica.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *